Cruzagramas

Cruzagramas

domingo, 1 de noviembre de 2009

UNA ESPADA DE DOLOR

Sus ojos universos vacíos.
Sus cuencas mares agotados.
Sol de fuego,
horror iluminado
consuelo prohibido,
viento calcinado.
Cielo sin nubes y lágrimas.
Tierra esteril y sedienta



¿Donde está el fruto de tu vientre?
Corazón erizado de dolor
¿Donde las tiernas manos sobre tus senos?
Corazón erizado de dolor
¿Donde la suave voz de las bienaventuranzas?
Ojos paralizados por el espanto.





No, no, no…
No envíes hoy tu ángel; Padre:
Inútil es el mensaje de consuelo.
Ella ha perdido el mismo día:
a su hijo,
a su maestro
y a su Dios

4 comentarios:

  1. Gracias Vane.
    Se de tu sensibilidad y me halaga que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  2. Me estremeció. Realmente me llevó siglos atrás.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo... el dolor de María es incomparable con nada en la tierra...

    ResponderEliminar